No necesitaba ser un clásico para llevar a una novia. Así es el Mehari, apto para cualquier evento y espíritu, preparado para la aventura.

VOLVER A REVISTAS